La importancia del agua en la preparación del té

La importancia del agua en la preparación del té

Es tan simple como suena, pero hay muchos asiduos bebedores de té que no saben lo importante que es el agua a la hora de preparar una buena infusión.

Un mismo té puede saber buenísimo, regular o fatal, dependiendo de pequeñas variaciones en la calidad del agua, temperatura y tiempo de reposo.

Aquí tienes algunas de las recomendaciones:

1. Usa agua que sea neutral en términos de acidez y niveles alcalinos. La mayoría del agua del grifo es un poco ácida y blanda. Evita aguas duras con sabor a minerales. Lo mejor es el agua filtrada.

2. Calienta el agua a la mejor temperatura dependiendo de cada té. Alta para los negros, menos alta para los verdes. Oscilando entre los 76 y los 105 ºC.

Los tés verdes infusionados con agua casi hirviendo pueden ser desagradablemente amargos y los negros infusionados con agua poco caliente pueden resultar con poco sabor.

3. Evita la tentación de infusionarlo más tiempo del que requiere cada tipo de té. Más rato no significa que sea más fuerte en sabor, sino muchas veces significa más amargo. La media de tiempo es de 3 a 5 minutos con los tés negros y un minuto y medio en los verdes japoneses.

4. No toques el microondas. Trata el microondas como una tumba donde los tés van a morir. ¡La física del agua hirviendo en el microondas es algo parecido a la elaboración de una bomba!

taza de té
taza de té

Muchas de las quejas acerca del té es que es demasiado amargo. ¡Esto es la mayoría de las veces debido al agua y no al té!

Si es un té con aditivos o un mal té, el agua no puede ayudar a mejorarlo. Pero el agua del té puede ayudar a la compleja sincronización de los agentes químicos de los polifenoles y las taninas.

Los polifenoles son unos componentes que construyen sutilmente la textura, astringencia, cuerpo y sabor del té. Se descomponen en catequinas, teaflavinas y tearubiginas. Las catequinas contribuyen al dulzor y al tono del té y los otros a su fuerza. Las taninas le dan astringencia.

El propósito de la temperatura y el tiempo del té es regular el flujo y equilibrio de todos sus componentes. Por eso, cuando infusionas un té verde a alta temperatura por mucho tiempo las taninas destrozan toda la bebida. Cometes un “té-icidio”.

Es todo química en acción. El agua afecta al té y no al revés. Con experiencia, puedes modular las variables como te apetezca, pero los parámetros son los fijados.

Elegir el agua

Encuentra siempre buen agua. “Buena” significa lo más pura que te pueda parecer. A los expertos les gustaría el agua impoluta de las montañas. Pero como no es posible, la prioridad es evitar agua dura que favorece la distorsión del sabor. Evita agua destilada que sea baja en minerales. Lo mejor es que sea neutra en PH y el nivel de acidez entorno a 7.

agua pura
agua pura

El agua del grifo es normalmente buena, pero muchas veces está afectada por viejas tuberías y cloro. La mejor opción es añadir algún filtro al grifo. Usar agua embotellada, al contrario de lo que la gente cree, es muchas veces menos satisfactorio, ya que a parte de ser más caro, muchas veces no es de la mejor calidad.

Si no bebes el agua del grifo normalmente, no la uses para preparar tu té.

Temperatura y tiempo de preparación

Presta especial atención a los tés verdes, están cultivados de una manera muy cuidadosa y educados para soltar su sabor a una temperatura de entre 76 a 85 ºC pero también educados para castigar a aquellos que sobrepasan estos grados.

Los tés japoneses son los más delicados. Un buen fukamushi sencha tiene que estar hecho a 65 ºC y minuto y medio de infusionado y el asamushi a 70 ºC y minuto y medio de infusionado.

Para los tés negros, se recomienda usar agua casi hirviendo (100 ºC) o un poco menos 95 ºC.

termometro
termometro

La regla general es que si no estás satisfecho con tu té, no incrementes el tiempo o la temperatura. Si le falta sabor, añade más cantidad de té.

En cuanto a las bolsitas de tés están hechas para aguantar altas temperaturas y dejar salir el sabor que sale de sus barreras porosas.

Poner el agua en el microondas, ¿sí o no?.

Cuando calientas el agua en el microondas no tienes el control. No sabes si el agua va a silbar o explotar. Cuando añades la bolsa se genera un gas tóxico, el poliestireno, que no te mata, pero es mejor que no lo hagas como una rutina y que lo ingieras de manera habitual.

El microondas no hierve el agua, más bien es como Star Wars y crea puntos nucleares y deja zonas frías y otras excesivamente calientes. Esto puede provocar excesivo calentamiento, pérdida de oxígeno (hace que el té se vuelva insípido) y una acentuación del sabor de las impurezas del agua y del material de la taza. En cambio, la tetera o la cocción tradicional hace que se caliente uniformemente toda el agua, desde el principio hasta el final.

agua hirviendo
agua hirviendo

Hay otras evidencias que muestran que poner el agua en el microondas destruye todos sus nutrientes. Se demuestra a través de un experimento que se ha repetido en varias ocasiones: Se tratan dos semilleros idénticos en idéntico suelo durante 7-9 días, uno con agua que ha pasado por el microondas y otra con agua que se ha hervido en la tetera. Los resultados son visibles desde el primer día. El agua del microondas no deja pasar los nutrientes a la planta.

Si de verdad eres un amante del té, vale la pena seguir estos consejos: un filtro de agua, una tetera (la típica kettle inglesa) un infusor de té, controla el tiempo y la temperatura y una buena taza de cerámica. ¡That’s it!

FUENTE:
https://www.teabox.com/blog/water-sparks-tea-spoils

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies